2019 está por terminar…¡toda una década para mi! (ya sé que las décadas inician en los 1’s, pero para mi el 2009 marcó mi vida) y hace muchos años que no comparto mis lecciones de vida al terminar un año (públicamente), así que decidí que este año lo haría por ser un año «especial».

De mis reflexiones más grandes este 2019, que muchas de las cosas son lecciones nuevas y otras son solo comprobar cosas aprendidas en pasado, aquí te dejo algunas:

Soy una fiel creyente que hay muchos casos en donde existen paradojas pero no lo son, y que la congruencia ¡se nota! También soy una fiel creyente que existen siempre dos caras de la moneda y que cada persona tiene una visión y un un punto de vista; que está bien tener un punto de vista diferente al de otra persona, pero que el respeto a esa diversidad es un derecho que tenemos todos.

Soy una de las personas más odiadas en la industria donde trabajo y al mismo tiempo soy una persona muy querida (al menos eso siento de muchas personas). Suena paradójico pero no lo es. Es la verdad. Cuando comprendes que la moneda tiene dos caras para todo, aprendes a vivir en paz con la paradoja. Además nadie es “moneda de oro” para que todos te quieran o estén de acuerdo contigo. Saberlo te hace estar en paz contigo mismo.

Hay quien piensa que soy “mamona”, otros dicen que soy exigenten y juro que hay quien dice que soy «un amor». Otros saben que me gusta buscar la excelencia en las cosas que hago. Varios entienden que sin esa dosis de exigencia no habría construido lo que ahora tengo, ni hubiera podido lidiar con los clientes que tengo ni habría podido subsistir en mi negocio por tantos años ni tener el revenue que he tenido. Ya hasta me gustan mis apodos; soy todo eso.

Existe quien me ha “juzgado” por tener ideas “locas” y por cobrar lo que cobro. Hay quien dice que “soy muy cara” (y ni siquiera han probado mis servicios) pero mis clientes me dicen que debería cobrar más por lo que doy. Yo sigo cobrando lo que las matemáticas me botan en mi costeo.

Tengo mi propio ¡club de haters! Tal vez hasta más de uno. Unos que ni siquiera me conocen ni han trabajado conmigo. Algo he de estar haciendo muy bien que le quito el sueño a alguien. Lo decía Aristoteles “Existe solo un modo para evitar que te critiquen: no hagas nada, no digas nada y no seas nada”. Con los años comprendes que siempre habrá dos versiones para todo; incluso para como te ven los demás. Para alguien serás una bendición y para otros serás “esa persona tóxica” de la cual se querrán alejar.  Habrá quien ame lo que haces y otros no lo podrán soportar. C’est la vie!  Y sobre este tema, tengo más que decir pero en otro post.

¿Lealtad? A ti mismo. No te traiciones. No dejes que te hagan dudar de lo que haces si realmente crees en eso. Este 2019 sentí mucho más esto que te digo, y por varios motivos. Uno de ellos: el Entrenamiento XYZ. Cuando lo desarrollé, lo hice con mucho amor y entusiasmo. Creí fervientemente en el proyecto y sigo creyendo en el. Y este año comprobé —una vez más— que cuando haces las cosas bien y tienes una reacción en cadena positiva, a muchos no les gustará eso. El éxito mismo del XYZ, fue justo el motivo de mayor crítica. “Vino a empoderar a los planners”–muchos dicen. ¿Los querían sumisos y sin palabra? Que si doy mucho empoderamiento (o sea como si yo fuera una hada madrina con la varita mágica) y que algunos se suben al ladrillo (como si yo los subiera). El empoderamiento no se da people, el empoderamiento lo genera cada quien. Yo solo digo lo que pienso y comparto lo que yo misma aplico en mi vida y mis negocios dentro de mi entrenamiento. Creanme si descubriera la “fórmula” para que yo pudiera “generar” o “dar” el empoderamiento, me haría billonaria y ya hubiera ayudado con eso a muchas personas que creo valen muchísimo. Pero no, no es tan fácil ni mágico.

Sí, que los trainees XYZ sean exitosos también es algo “malo” para algunos y motivo para joder-me en mi whatsapp. Para otros, es motivo para inscribirse al próximo. Yo tomo la segunda, esa es mi misión. A mi me gusta impulsar, levantar, transformar. A mi me gusta ver a mis XYZ exitosos. ¿Que hay de éxito a éxito?, sí es verdad. Si se tiene la consciencia limpia y se va con la cabeza en alto, cada quien decide si va por el camino de la excelencia o no. Por eso la Y, siempre hay dos caminos por tomar y cada quien decide cuál para la propia vida. Hay cosas que se aprenden en la escuela y otras en casa. Justo hace poco me encontré con la publicación de alguien que cursó el XYZ hace mucho y todo lo que venía escrito era así de «¿cursaste el xyz dormid@?» – Al menos eso pensé. La Melanie del 2016 hubiera corrido a mandarle un mensaje para ayudar, hoy lo pienso dos veces.

Segundo, que a veces se confunde la amistad con una expectativa de lealtad hacia ellos, tal vez pretendiendo que sea desleal conmigo. Lo llaman hasta “traición” por seguir mi instinto o porque no llené las expectativas que me colgaron (y de las cuales no me avisaron que traía colgadas). Me ha pasado mucho en varios casos diferentes pero con la constante. Debo confesar que esta lección me costó varios intentos aprenderla. Eso algunos años atrás me hubiera hecho sentir devastada pero con los años comprendes que “no eres tú”, que si eso ven en ti algo tendrán que trabajar dentro de ellos (tema muy extenso y muy interesante que ya tocaré más a fondo en futuro). Comprendes que a veces las personas te cuelgan medallas y expectativas que ni siquiera te comunican que tienen sobre ti. ¿Cómo vas a llenar una expectativa de alguien más si ni siquiera sabes que expectativa tienen de ti? No se puede. Eso lleva solo a la frustración de la otra persona. Mejor seguir las propias expectativas, que por lo menos sí sabes. 

¿Que por qué no hago nada para hacer que los planners cobren más? ¿Que por qué hago que los planners cobren más? OH, pues pónganse de acuerdo. Y NO, no soy la policía de los precios de los planners. Cada quien cobra lo que cree que vale. Y si alguien sigue lo que enseño en el XYZ, el precio al público se saca con base en el costo del servicio/producto + el valor agregado (que viene incluido en las horas en las que hagas tu trabajo). Y no, no soy de la idea de cobrar por hora, porque eso me llevaría a mi a cobrar menos que un amateur ya que yo hago el mismo trabajo en menos tiempo pues “la práctica hace al maestro”. Me llevo muchos años reducir mis tiempos de ejecución y lograr un proceso de valor efectivo y eficiente. Pero algunos creen que porque “doy cursos” quiere decir que yo tengo que ponerle los precios a los demás. Noup, cada quien tiene el libre albedrío de hacer con su negocio lo que le plazca. Si tuviera poder para que todos lo aplicaran, este mundo sería diferente. Y si tuviera el tiempo de explicar cada que alguien me dice algo así, no trabajaría y me pasaría el tiempo explicando. Ahora solo digo «quieres comprobarlo? inscríbete al XYZ» (Mel se rie mientras escribe esto al recordarlo).

Que si me callo y no digo lo que pienso, malo. Si no entro en polémica, malo. Si hablo y digo lo que pienso, malo. Y al mismo tiempo existen personas que agradecen que sea directa. Habrá quien ame que seas directo y otros necesitarán que les endulces el té. Que si dices “que alguien hizo X”, eres un hater; que si no lo compartes “eres cómplice”. No se le puede dar gusto a todos. Además, no hay una cárcel de falta de ética o falta de profesionalismo o falta de congruencia. A veces al denunciar a un agresor te lleva a que lo premien más. Y luego hay que pensar siempre en las dos caras de la moneda. INSISTO.

Todos tenemos derecho a equivocarnos y enmendar por eso. Aquí la pregunta sería ¿cuántas personas enmiendan?

Se va por la vida «cagandola» pero no sabiendo escuchar un «la estás cagando». Y sin pensar «¡en la torre! me equivoqué. Voy a pedir disculpas o voy a enmendar». No con todos, esa es una actividad muy cara que no cualquiera está dispuesto a pagar.

Este año me sorprendí al recibir un mensaje de alguien con la que tenía 4 años de no tener comunicación. Una persona que apoyé laboralmente, educacionalmente y además ayudé económicamente. Al final recibí una escupida en la cara, silencio absoluto y la cuenta se fue a “incobrables”. Pero este año me escribió pidiendo perdón y queriendo enmendar ¡y pagar! Creo en segundas oportunidades, pero también creo que cada acto te deja una lección y una regla por aplicar. Agradecida con la vida por poder presenciar este acto que restaura mi fe en dicha persona.Se lo aplaudí, lo valoré y le agradecí que lo hubiera hecho (tratar de enmendar, atreverse a hacerlo).

Me tardé en aprender ciertas lecciones, claro está. Pero sigo creyendo en que apoyar como alguna vez lo hicieron conmigo; es importante para mi. Sin embargo, los límites son sanos y a veces el justo paga por los pecadores. ¿Y quien es libre de pecado?

Esta es una de las reflexiones más importantes de este año, creo. En mi ñoñez, en todo lo que estudié e investigué del cerebro y como actúa la mente, descubrí que es natural para el humano solo pensar en su punto de vista sin tomar en cuenta lo que la otra persona está viendo y/o sintiendo. Y tendemos a suponer y a no hablar. Como si la otra persona fuera adivina de nuestros pensamientos. “Yo creí que…”, “supuse que ya lo sabías…”, “supuse que lo habías captado”. ¿Cómo voy a saber si no me lo dices?

¡Los malentendidos que nos ahorraríamos por tomarnos el tiempo de comunicar! En lugar de suponer. Pero me imagino que es más sencillo guardarnos un sentimiento con tal de que no sepan «lo que sentimos» y mejor suponemos para que eso mismo que sentimos se haga más grande. ¿No? O simplemente no nos importa?

Hoy agradezco aun más quien es directo conmigo. Quien me dice las cosas de frente. Quien le da el valor a la relación que tenga conmigo y me dice lo que piensa sin esperar a que yo adivine, pues no soy adivina. Si eres una de esas personas y me estás leyendo ¡GRACIAS! Te honro.
En este tema también tengo mucho que decir, porque también me tocó presenciar casos en los que cuando finalmente me dijeron eso que sentían eran «suposiciones» y el hecho de decirlas me dio la posibilidad de «dar mi punto de vista». O también me tocó el «pedro me dijo que tú le dijiste a juan que yo bla bla»– no conozco a pedro y no sé quien es juan. WTF. Pero que cool que lo dijeron, así tuve la oportunidad de dar mi versión. Unas relaciones se salvan, otras están destinadas a terminar. Me tocó también presenciar un:

-«porque no me escribiste después de que te enteraste que X»
-¿qué? ni siquiera sabía que X había pasado.
– pero yo te avisé en tu whatsapp!
Mel corre a revisar su whatsapp (todos, de todos los teléfonos, messenger, telegram, inboxes varios.. ¡nada! y miren que yo no borro chats.
– Oye, no tengo nada mira (mel manda los print screens)
-pero yo te lo dije, yo te lo escribí. no me acuerdo en donde pero yo te lo escribí.
Nada que hacer cuando por más que mandas pruebas y el cerebro está convencido en algo. Como cuando el niño está seguro que hay un monstruo en el closet; por más que los papás le enseñen que no hay nada, tan pronto apagan las luces, el niño SABE que hay un monstruo adentro. 

 

Tampoco soy policía de la congruencia. Yo insisto siempre que la congruencia se nota; que me hagan caso o no, eso ya no me corresponde a mi verificarlo o castigarlo. ¿Pero que no lo notan? Algunos sí, otros no. ¿Si no cómo explicas que haya ganado el Trumpetas? Tengo fe en que la gente ponga más atención, pero la verdad es que en los tiempos de ahora mucha gente pone atención en pen…samientos que no comprendo. Se ofenden por todo y todo es como de cristal.
Me acabo de encontrar un excelente ejemplo de esto: https://www.facebook.com/thedailyshow/videos/515454059059545/ por si quieres ver el video. 

Que si me genera confusión eso de “sumar y no restar” porque no comprendo la ironía de las cosas y veo simplemente incongruencia. ¿Sumar hacia tu molino? ¿Y si no estoy de acuerdo con tu molino o tu punto de vista eso en automático me hace “restar”? Que yo sepa siempre hay dos vías: ida y regreso. De allá para acá y de acá para allá. No se trata de ver solo la dirección en la que uno va, sino tener en consideración que hay otro sentido. Y todos tenemos el derecho a un punto de vista diferente. No quiere decir que estoy “restando” solo porque no estoy de acuerdo con alguien. Muy pronto (bueno, en futuro, no sé si pronto pronto) un video de esto.

Si realmente quieren la unión para la industria, deberíamos empezar a aceptar que todos tenemos diferentes puntos de vista y que eso está bien también. Que hay republicanos y que hay demócratas. Que existe la izquierda y que existe la derecha. Que hay blanco y que hay negro, pero que también hay muchas tonalidades de gris. Los hechos son hechos y los puntos de vista son solo opiniones.

Creo firmemente que “a veces hay que restar para poder multiplicar” — frase que se me ocurrió hace algunos ayeres pero que hasta hoy me estoy atreviendo a decir en público. Ya estoy lista para la linchada.

Este año me vi reflejada en muchos colegas. Lo poco que estuve merodeando en redes sociales este año, descubrí que muchos que van iniciando dicen las mismas cosas que yo pensaba cuando empecé. Me hicieron recordar mucho esos tiempos. Pero sobre todo me hicieron comprender que con el tiempo, todos podemos llegar a las mismas conclusiones, pues son ciclos de vida. Mismo que me hizo pensar en mis papás… cuando ellos sabían, pues ellos ya habían pasado por lo mismo. Por eso saben cuando les estás mintiendo para irte de pinta. Y es por eso que detecto tantas cosas en los demás, porque me veo reflejada y me sé la historia… pero pocos experimentan en cabeza ajena. Eso me llevó a formular una teoría que estaré explicando en el XYZ 2020. 

En fin, tengo muchas lecciones aprendidas, mucho mucho aprendizaje, muchas cosas nuevas que viví. Otras simplemente tenía en mi cabeza la teoría, pero ahora viví la práctica para poder entenderlas. Podría escribir un post lleno de historias y reflexiones, pero dejaré otras cuantas para después… tengo otros 365 días en 2020 para escribir, si la vida me lo permite. Lo más importante de todo esto que escribo es la moraleja de que puedes convertir algo «negativo» en «positivo» porque todo tiene una lección. Este 2019 con todo y sus retos ha sido grandioso! Espero que tú también puedas ver lo grandioso del tuyo aun con la neblina.

Entre más aprendo, más tengo la certeza que no sé mucho. ¡¡¡Y eso es una maravilla!!!! Qué increíble poder experimentar el aprender algo nuevo cada día y constantemente.

Aprendí que el karma sí existe. Todo lo bueno que siembres, te hará cosechar frutos jugosos. Y aunque no lo creas, puede ser que después de 20 años puedas probar el néctar de esos frutos que sembraste tanto tiempo atrás.

Me di cuenta, analizando muchos años atrás, que lo mejor que puedes hacer es constantemente enfocarte en las cosas buenas que logras, que te suceden, que practicas. Cosas “malas”, tempestades, tropiezos, fallos, etc, siempre habrá. NETA, SIEMPRE HABRÁ. Pero al enfocarte en lo bueno, le vas dando agua limpia a tu cubeta llena de lodo. Entre más agua limpia le des, más probable que la tierra se salga de la cubeta. O como digo en mi libro Scarpe Diem, es cuestión de limpiar el cristal. 

De igual manera si alimentas tu cubeta de tierra, tarde o temprano no te quedará agua limpia y solo tendrás lodo.

Así que en este 2019 lleno de retos, una que otra raspada, con altos y bajos, me quedo con todo lo increíble que me deja. Las palabras de aliento, las muestras de cariño, las discusiones en paz, las palabras directas, las personas que pagaron, las personas que me enseñaron, el amor que recibí. Tú también piensa en todo eso bonito y maravilloso que viviste (y escríbelo para recordarlo durante todo el año). De esto también estaré hablando más en el 2020 porque descubrí un montón de cosas en mis reflexiones sobre esto!!! 

Maravillada y agradecida al infinito con todo lo que este 2019 me ha dejado <3 y todo lo que me ha “quitado”. ¡Salud!

¡Por un próspero Scarpe Diem en 2020!

Pd. Te dejo la liga a mi bundle del gol tracker de Scarpe Diem, para que puedas recordar todo aquello bueno que viviste este año y lo que has aprendido. Es para que lo tengas en tu agenda ¡todo el año! y no se te olvide hacia donde vas direccionad@ Yo lo hago todos los años y ¡funciona! La memoria es corta y es importante recordar nuestros logros http://bit.ly/GoalTrackerSD  

código de descuento: trackerSD (¡GRATIS! y válido hasta el 2 de enero 2020)

 

¡Gracias por leerme! Aprecio mucho que te tomes el tiempo de hacerlo. Sé lo valioso que es el tiempo, al menos para mi lo es.

Melanie