Todo empieza con una idea.

La idea la tuvo Gabby. Quería sorprender. Uso su cabeza creativa y encontró qué. Sabía que para que fuera extraordinario, necesitaba ayuda. Se dirigió a un experto, que es su esposo. Le platicó su idea y empezaron a ver las posibilidades. Luego hicieron un plan. Revisaron el material que necesitaban. Checaron qué tenían y qué les faltaba.

Y luego dio inicio el proceso:
1. La investigación y el estudio: Buscaron la imagen de lo que querían hacer, la imprimieron. De ahí Jorge estudió cada detalle del personaje que iba a esculpir; sus gestos, la figura, la postura, ¡todo! Solo así pudo entonces empezar con su diseño.

En los negocios, lo primero es investigar que es lo que quieres realizar de tu idea. También es investigar el mercado y definir bien tu mercado meta. Estudiar tu cliente target y de ahí decidir el rumbo que vas a tomar para empezar a darle forma a tu brand para que se convierta en negocio.

 

2. El moldeado: Una masa de plastilina iba a ser el inicio de su creación, con eso inició. Moldeó todo aquello previamente estudiado. Poco a poco le empezó a dar forma. Todos los días le dedicaba tiempo a moldear la figura.

Para desarrollar una marca que perdure en el tiempo y hacer que un negocio sea realmente redituable, le tienes que dar forma día a día, constantemente. Dedicarle tiempo para que vaya tomado la forma que deseas. Un paso a la vez.

3. Segundo molde y refuerzo: una vez terminada la figura en plastilina, se saca el molde en silicón. ¿Suena fácil verdad? Pero según me explicaron, no es tan sencillo como parece. El molde de silicón se sacó en dos partes –o sea, básicamente cortaron a la mitad lo que tenían hecho en plastilina para luego cada mitad hacerle el recubrimiento de silicón. Así me lo explicaron: «A la figura en plastilina se le tienen que hacer unos taseles dónde primero se coloca a la parte de enfrente el silicón con pincel, dándole la forma que tiene la pieza. Sucesivamente este seca o se cataliza. Una vez que catalizó esa parte se hace lo mismo con la otra mitad.
Una vez que ya secó o catalizó se le hace un molde con fibra de vidrio y resina porque el silicón es blando. La fibra de vidrio con la resina sirven como soporte o cubierta del silicón».

Cada que hay un obstáculo, se encuentra un modo para sortearlo o salir avante. Con cada golpe, nace una regla. El negocio va tomando fuerza, por eso es necesario ir recubriendo con límites, reglas y procesos. Se deja de ser blando y se empieza a ser firme. Se crece, se evoluciona.

4. Unir las partes: Una vez catalizadas las dos partes cubiertas con resina y fibra de vidrio, se unen las dos piezas y se vuelve a colocar lo mismo. Y sucesivamente se unen las dos piezas a manera de que cierre la pieza, con tornillos y toda la cosa. «O sea haz de cuenta que con la fibra de vidrio y resina se hace un sandwich para proteger el modelado en plástilina que ya tiene el silicón».

El negocio llega a dividirse, ya que se necesitan diferentes formas de ingresos. Pero eso no quiere decir que las dos partes no formen parte de la misma pieza. Pero esto es necesario para «proteger» el negocio y que siempre haya un flujo de efectivo constante que le permita crecer y evolucionar.

5. Vaciado de cera: ya que esta cerrado el molde se le hace ahí el vaciado de la cera, o sea la cera derretida se vierte adentro de ese molde, y se deja enfriar. Una vez fría la cera, se quitan los tornillos y se abren lentamente las dos piezas. Básicamente te quedas con el rellenito (el molde en cera).

En el proceso de todo emprendedor — o casi todos– se pasa por momentos donde te tienes que enfriar. Los negocios son fríos y solo quien lo entiende logra desarrollar el negocio de manera más redituable. Además, nuestros procesos deben de pasar por un proceso de prueba, hasta que finalmente se use el proceso que funcione más eficazmente.

6. Fundición del bronce: ya teniendo el molde de cera, se mete al agua fría para que no pierda su forma y se prepara el bronce (el cuál es colocado en un crisol que se mete al horno para que se funda a más de 1000°C).

Yo lo llamaría la fundición del temple. Se necesita pasar por el infierno para lograr ver el cielo. Un emprendedor se la verá dura antes de llegar al éxito, ese que parece que llega de la noche a la mañana, pero ha sido después de años de estar tallando la piedra.

7. Esperar y seguir detallando: Mientras se funde el bronce, al molde de cera ya detallado se le hacen unas tipo venas de la misma cera que servirán como «respiraderas del bronce» (así les llaman). Después ya con las venas se le hace otra (sí, otra!!!) cubierta totalmente de cemento, yeso y arena para resguardar la cera.

Entre más crece el negocio, surgen nuevos procesos. Se sigue detallando y perfeccionando. El emprendedor tal vez ya se volvió empresario. Ahora entiende que es necesario tener «respiraderas» o bien, tener tiempo para pensar, relajarse, descansar. También para poder seguir desarrollando la creatividad. Y se siguen formando cubiertas, más sólidas, pues el negocio y el temple del emprendedor también lo son.

8. Vertir el bronce: una vez listo el molde, se le vierte el bronce. Es ahí donde nace la que llaman «cera pérdida» — por que el bronce ocupa el lugar de todo lo que antes era cera– incluidas las venas o respiraderas.

Te haces más fuerte. Ya sabes el valor de tu tiempo, de tu salud, de estar con los que amas. Sabes distinguir lo que es importante en la vida y lo que no. Ya te das el lujo de decirle que no a un cliente, porque sabes lo que vales y respetas tu trabajo, porque te respetas a ti y a tu profesión. Ya le has vertido el bronce a tu marca. Ya no es cera. Ya funciona también sin ti.

9. Pulir: Ya fundido el bronce, y frío, se rompe todo la cubierta de cemento con yeso donde ahora ya quedó adentro la pieza de bronce; se recortan las venas, se pule y se lija toda la pieza.

Un negocio nunca deja de pulirse. Cada año vas innovando tu servicio o tu producto. Sabes que si dejas de innovar puedes desaparecer. Rompes barreras, rompes esquemas. Sigues lijando y puliendo tus procesos.

10. Patinar: se inicia el proceso para patinarla –con pinturas, solventes y calor– y al final se le ponen selladores para dar el brillo y sellar la patina.

Sigues dandole brillo, por que sabes que tanto tú como tu negocio van evolucionando.

En todo negocio todo empieza con una idea. De ahí se visualiza esa idea y se comienza con un plan. Luego, día con día se trabaja en ello para que haya progreso.

Como en todo, las mejores cosas se hacen acompañados. Jorge tenía los mejores ayudantes y porristas a su lado, su familia.

 

¡Qué increíble ejemplo! Pasas tiempo con tu familia y además les enseñas a entender lo que haces y que tal vez, les apasione igual que a ti.

¡Infinitas gracias por tanta inspiración Fam. Guagnelli! los quiero <3

 

 

Y luego, llegaron a mi oficina a entregarme una caja forrada con dibujos hechos por estos 3 chiquitos hermosos, con formas de unicornios, porque saben que me gustan mucho. ¡Sorpresa enorme! No tengo palabras para describir lo que sentí y sigo sintiendo.

Si te gusto lo que hace Jorge, lo puedes encontrar en sus redes sociales y contactarlo:
http://www.facebook.com/jorgeguagnelli
http://www.instagram.com/jorgeguagnelli
http://www.pinterest.com.mx/jorgeguagnelli
📩 artisticaespacios@gmail.com
📲 +52(222)826.25.55
¡Hace unas cosas maravillosas…!!!

 

Melanie