Alguna vez alguien me regaló un cuadro que decía «A good coach can change the game, a great coach can change a life» y agregó que yo había cambiado su vida. Ese, justo ese, es mi propósito. Contribuir en la vida de alguien para que la persona pueda cambiar su vida, lograr sus objetivos y cumplir sus sueños.

No soy hada madrina, pero me comprometo seriamente con quien decide trabajar por lo que quiere. Me gusta compartir mis historias y las lecciones que he aprendido de cada experiencia de vida. Sin filtros, sin tapujos.

Una de mis frases favoritas es «Si lo que vale la pena fuera fácil, cualquiera lo haría… ¡y yo no soy cualquiera!» Creo firmemente en esto y creo que las mejores cosas en la vida no llegan fáciles. Si te gustan los retos y estás dispuesto a trabajar por lo que deseas, yo seré la más feliz de poder ayudarte a lograrlo.